6 pasos para posicionar tu negocio en Internet invirtiendo sólo tu tiempo

Internet es un escaparate que abre para tu negocio un mundo de posibilidades y un universo de clientes tan extenso que resulta fácil perderse en su inmensidad  o, lo que es lo mismo, pasar completamente desapercibido.

Hay muchas formas de ganar visibilidad en Internet, sin embargo, me gustaría plantearte un modelo sencillo de estrategia de posicionamiento que requiere básicamente una inversión de tiempo y de seso. Es aplicable a negocios que si bien desarrollan su actividad principal en el mundo off-line, pretenden darse a conocer y/o captar clientes potenciales en Internet. Un estudio de pilates, una clínica dental, una tienda física de productos gourmet, etc.

  1. Fija tus objetivos
    ¿Qué es lo que quieres conseguir cuando te encuentren? Es la pregunta clave y va a afectar a todo lo que viene a continuación. Te conviene que estos objetivos al menos sean medibles, mejor si son objetivos SMART pero estamos yendo poco a poco…
  2. Piensa en tus clientes
    Cuanto más conozcas a tus clientes, mejor, más fácil te va a resultar encontrar la forma de satisfacer sus necesidades mejor que la competencia. Tendrás que tener en cuenta esto a la hora de definir tu posicionamiento, mensajes clave y los canales a utilizar.
  3. Define tu posicionamiento y mensajes clave
    ¿Cómo y cuándo te gustaría que te encontrasen? Ahora piensa, aprovechando tu conocimiento del cliente, ¿cómo y cuándo busca o necesita tus servicios? Ahí tienes tu posicionamiento. Bien, ahora, es el momento de dar a conocer aquello por lo que tienen que elegir, ¿qué les dirías? Esos son tus mensajes clave que serán clave para definir  nuestras keywords o palabras clave más adelante.
    ¿Un consejo? Céntrate en lo que te diferencia, busca tu océano azul y hazlo color de rosa; ¡ah! y no cierres los ojos a lo que hace la competencia, investiga, adopta lo bueno, mejóralo y hazlo tuyo. ¿Otro consejo? Es posible que quieras matizar tu posicionamiento si tienes varios tipos de clientes diferenciados.
  4. Encuentra los canales más adecuados
    Cualquiera puede llegar a agobiarse cuando se pone a pensar en todas las posibilidades que ofrecen Internet y las nuevas tecnologías para llegar al cliente: la web, el email, presencia en buscadores (SEO y SEM), en redes sociales (SMO y SMM), agregadores, plataformas basadas en la ubicación, móvil y apps, video, RSS, en fin… una locura.
    Piensa sobre todo en las personas, en los que ya son tus clientes y también en los potenciales. ¿Dónde y cómo buscan? Piensa en las circunstancias que rodean a tus clientes en relación a la necesidad de consumir tus productos o servicios. No lo duces, pregúntales si hace falta.
    Es ahí donde tienes que estar, aunque, como punto de partida me gustaría que tuvieras en cuenta lo siguiente:

    • Tu web es el centro de tu estrategia online y el escenario donde se van a llevar a cabo las interacciones más importantes con tus clientes y por eso requiere un post aparte. No es suficiente tener una web,  necesitas una web que funcione, una web orientada a resultados.
    • Es muy importante que tu web tenga un buen nivel de optimización SEO esto depende de distintos factores pero empieza por aquí y continúa dando de alta tu sitio en directorios y buscadores (Google, Bing/Yahoo, DMOZ). No olvides darte de alta en las herramientas para webmasters tanto de Google como de Bing y de enviar los correspondientes sitemaps.
    • Pasamos al SMO, es decir, optimizar la presencia en redes sociales. Como con la web, “estar no es suficiente”, debes estar ahí donde están tus clientes y, no sólo eso, también tienes que tener claro qué objetivos buscas, cómo los vas a encontrar y, casi lo más importante, ser fiel a tu plan de contenidos. Obviamente, ahí tienes Twitter, Facebook, Instagram o Pinterest como referencia.
    • Asegúrate de tener presencia en las plataformas de posicionamiento local como Google My Business, Bing Places, Google Maps, Foursquare, Trip advisor o Yelp. Además, ésta debe ser homogénea a nivel de información, imagen, etc. y obviamente estar enlazada con tu web. Aquí también tienen cabida directorios de tipo Páginas amarillas, QDQ y otros aunque tendrás que buscar los más afines con tu público objetivo y adecuados para tu negocio.
    • Por último, y también relacionado con el plan de contenidos, aprovecha las plataformas de tipo mashups que te permiten crear y dar visibilidad a tus contenidos como Youtube, Slideshare y Flickr.
  5. Necesitas un plan… de contenidos
    Te sugiero que empieces desarrollando un plan de contenidos pensando en tu posicionamiento y mensajes clave. Tu plan de contenidos debe contener un equilibrio entre contenidos promocionales y contenidos de divulgación, formación u otros que sean relevantes para tus clientes. Es necesario que seas realista porque es sumamente importante que seas capaz de implementar el plan que te has marcado. Busca contenidos de bajo coste y alto impacto, genuinos y, de nuevo, alineados con tu posicionamiento y mensajes clave. Ahí múltiples formatos y herramientas, saca provecho de ello.
  6. Las métricas
    No estoy tan de acuerdo en que lo que no se mide no se puede mejorar (también existe la intuición), lo que sí es cierto es que difícilmente podrás saber cuánto mejoras y, sobre todo, cuánto te está costando esa mejoría. Parte de tus objetivos, identifica indicadores y márcate un objetivo para cada uno de ellos. Permanece atento a cómo evolucionan esos indicadores y no olvides que esto trata de mejora continua.

Te reto a que pongas en práctica esta estrategia para tu negocio, si lo haces, estoy seguro de que verás cómo tu presencia en Internet mejora, la visibilidad de tu negocio en Internet crece y empiezas a sacar provecho de las oportunidades que ofrece la red.

Para ayudarte, puedes utilizar el Internet Presence Canvas, una herramienta que te permitirá organizar y dar coherencia a tu estrategia.

Fran Madrigal - Experto en Marketing Online y Comunicación Digital. Todos los derechos reservados.